Historia de las pelucas

Historia de las pelucas

Aunque sea difícil de creer la historia de las pelucas puede ser muy sencilla y remontarse hace muchos años e incluso siglos atrás. En algunos países el desarrollo de estos artículos es diferente, al igual la accesibilidad y la forma en que se dieron a conocer al público o población. Es así como en china era tradicional ver estos accesorios en el teatro o que lo utilizaran un grupo de  mujeres que se hacían llamar Geishas.

De la misma manera, algunos expertos indican que los egipcios eran personas que se calificaban como especialistas realizando este tipo de accesorios, eso se puede observar en los museos especializados en este tema, lo cuales se encuentran alrededor de todo el mundo y es allí donde se consiguen algunas piezas originales de esa época.

Estos accesorios, en sus inicios generaron gran rechazado en algunos sectores, como por ejemplo según la historia de las pelucas se dice que la iglesia trato de eliminar su uso por completo, debido a que se relacionaban con las licenciosas o algunas actividades.

Es así como esta comunidad en el año 629 después de Cristo, decidió en uno de los concilios más importantes de ese tiempo (llamado Constantinopla) expulsaron a algunos cristianos que no querían acatar esta regla e incluso tuvo tanto impacto que pasó algún tiempo hasta que las personas volvieron a utilizar este accesorio.

Por su parte, según la historia de las pelucas no fue sino hasta en el siglo XVI que los ciudadanos volvieron a utilizar estos artículos sobre sus cabezas con el objetivo de cubrir su calvicie.  La Reina Isabel I de Inglaterra fue una de las primeras en colocarse estos accesorios de colores rojos que por lo usual eran  elaborados y peinados al mejor estilo romano.

Incluso hubo reyes que hicieron de las pelucas una moda, debido a que les exigían a sus hombres que las llevaran puesta, uno de ellos fue Luis XIII de Francia y Carlos II de Inglaterra. Las características de estos accesorios eran que llegaban a los hombros de las personas que se las colocaran, esto con el objetivo de imitar los peinados que se hacían los individuos en 1620. Esta fue una de las épocas más reconocidas de estos artículos, incluso los peluqueros ganaron un prestigio muy alto.

Existió un tiempo en donde la importancia de las pelucas tuvo un auge increíble que hoy en día muchos individuos lo considerarían absurdo, debido a que las personas se colocaban para prevenir enfermedades frecuentes que eran ocasionadas por la falta de higiene o simplemente para cubrir algún tipo de suciedad. Las mujeres se la colocaban para prevenir teñir o pintar su cabello y también evitar que les cayeran piojos. Hoy las pelucas se utilizan mucho para caracterizar a las personas y utilizar como disfraces de los diferentes personajes historicos o de fiestas infantiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *